Los aditivos

Los aditivos
byn2

En este segundo artículo, os voy a hablar de algo importante cuando se trabaja con carne fresca para la elaboración de piensos, en realidad, para cualquier tipo de pienso: los aditivos.

Este es un tema con mucha controversia porque los amantes de las dietas naturales usan los aditivos como argumento para “endemoniar” a los piensos.

Los aditivos son sustancias que se añaden en este caso al pienso por muchos motivos. Unos añaden valor nutricional a la alimentación, como pueden ser las vitaminas. Otros no añaden valor nutricional pero hacen más apetecibles las croquetas, como son los saborizantes o colorantes. Otros son necesarios en el proceso de la formación de dichas croquetas como son los espesantes. Pero sin duda alguna los que más pueden interesar son aquellos que hacen que el pienso no sufra una serie de procesos que reduzcan su salubridad y ponga en peligro la salud de nuestra mascota como son los conservantes, acidulantes y antioxidantes. En este caso nos vamos a centrar en estos últimos.

Los aditivos que nos ayudan a la conservación del pienso pueden ser naturales (como el ácido cítrico) o sintéticos. Obviamente los sintéticos son mucho más baratos de obtener en laboratorio y además son mucho más estables que los naturales, por lo que su uso está muy extendido y son los mayoritarios.

La Unión Europea emite un REGISTRO COMUNITARIO DE ADITIVOS PARA ALIMENTACIÓN ANIMAL  que renueva cada cierto tiempo.

Si desean consultarlo les dejo el enlace: www.wpsa-aeca.es/articulo.php?id_articulo=4216

¿De qué depende el uso de uno u otro? Pues depende de muchos factores… de la tecnología que tenga a su disposición la fábrica de pienso, de la calidad de las materias primas que se usen, pero sobre todo depende del producto final.

Me explico:

-Un pienso seco  (la croqueta que todos conocemos) tiene una humedad entre un 7-14%

-Un pienso semi-húmedo tiene una humedad de entre 25-40%

Esto significa que la conservación de un pienso semi-húmedo va a ser mucho más complicada que la de un pienso seco, ya que la humedad favorece el crecimiento de microorganismos que pueden perjudicar al alimento y por ende a nuestra mascota. Por lo que necesitará más aditivos o de mayor acción que un pienso seco.

En relación con la carne fresca en los piensos, a mayor porcentaje, mayor humedad del producto final (aunque no sea el único factor que da humedad al producto). Esto quiere decir en principio, que cuanta más carne fresca, mayor número de aditivos habrá de llevar el pienso. ( en el tercer artículo me centraré en lo escrito en este párrafo para aclarar concepto porque no siempre es así).

Si hablamos de pienso seco, aunque usemos carne fresca, siempre que nos adecuemos a los porcentajes de humedad que os he descrito antes, podremos restringir mucho el uso de aditivos, o incluso usar aditivos naturales que obviamente son mucho mas inocuos para los animales que los sintéticos. El problema es que hay piensos “secos” que tienen mayor porcentaje de humedad en el producto final que los mencionados y necesitan para asegurar que su producto sea estable, el uso de una mayor cantidad de los aditivos que estabilizan el pienso.

Y yo me pregunto… ¿es perjudicial para los animales la ingesta de este tipo de aditivos? Como todo está en la dosis a la que estén expuestos. Este tipo de sustancias a una dosis mínima son totalmente inocuas para el animal…pero una exposición prolongada en el tiempo y a unas dosis un poco más altas de lo habitual, pueden llegar a ser perjudiciales.

Un ejemplo lo tenemos con los aditivos sintéticos BHA y BHT. Estos están permitidos por la UE, son unos aditivos ampliamente usados en décadas anteriores, pero que están en desuso por su supuesto factor cancerígeno. Es decir…el consumo esporádico no va a llevarnos a padecer cáncer…pero un consumo reiterado, diario, si puede ser un factor predisponente a la hora de padecer algún tipo de cáncer.

Otro aditivo muy usado es el sorbitol…altamente tóxico para perros y que por fortuna apenas se usa en la industria alimentaria animal.

Con todo lo expuesto anteriormente quiero haceros entender una cosa… Que vuestro perro este ingiriendo aditivos no va a suponer que vaya a enfermar, y que estemos haciendo las cosas mal. Los aditivos son necesarios y totalmente beneficiosos para la industria alimentaria. El problema no está en el uso de aditivos…si no en la dosis necesaria de estos para mantener las propiedades del pienso. Por lo que cuanta menor sea la humedad del pienso…menor serán necesarios dichos aditivos, y por lo tanto no estaremos exponiendo a nuestro animal a sustancias que a la larga y en cantidades importantes sí podrían suponer un problema.

www.satisfaction.es